Traducciones

Pequeño post insomne



Camino a casa hay un amplio y medio seco camellón en cuya exacta mitad se abre una cancha para jugar básquet.
La chica lleva unos vaqueros a la cintura, una blusa sin mangas azul cielo, y el cabello castaño hasta los hombros. Una belleza. Pese a que su estilo de botar el balón deja mucho que desear (a dos manos), la escucho reír y retar a los dos chicos que con el peso en una pierna aguardan pacientemente a que les devuelva el balón. Ella les muestra la lengua, se coloca en la distancia de los tres puntos, de espaldas, y con un movimiento de resorte (expulsa el culo y luego lo devuelve en un sólo impulso mientras sus brazos dibujan una elipse que va de las rodillas hasta la cabeza),
lanza el balón que ejecuta una parábola digna de tener mención en algún poema.
Mientras vuela, parece que todos nos vamos a quedar ahí hasta el anochecer. El balón gira mostrando los gajos desde una perspectiva diferente cada segundo pero la verdad es que no da la impresión de querer llegar a la canasta. O quizá se deba a que el aire y el último sol han dejado la tarde cargada de tardanza, llena de sopor.
Al otro lado de la calle hay una tienda de abarrotes en la que un par de niños juegan a meter monedas en la maquinita de apuestas o de adivinar el futuro. Junto a las canchas, sentados en el bordillo, un grupo de chicos miran también la trayectoria del balón pero con la calculada indiferencia que deben mostrar. Están ahí pero no están. Miran el culo de la chica pero no lo miran. Entre las rodillas tienen botes de agua y refresco y de vez en vez meten la cabeza entre las rodillas y dejan caer una moneda de saliva. A veces el resfresco les espesa la saliva por lo que no es raro verlos luchar contra un hilo brillante que se niega a tocar suelo. Luego regalan un vistazo al balón que viaja e inmediatamente después se concentran en lo suyo.
Yo soy un pasante así que no juego mucho en el ambiente. Llevo mi mochila de tonto, mi mentón mal afeitado y la compostura de haber (no me pregunten por qué) cedido mi libro de Las correccones y una cajetilla de cigarros por sólo $25 a un policía judicial. Mientras doy un paso el balón vuela directo a su objetivo. La mirada de los chicos ha pasado de una marcada indiferencia a un interés claro. Yo me detengo. El balón pega en el aro dos veces, como un nadador que se expulsa desde el trampolín, y cae, tan perfectamente como puede hacerlo, rozando la red blanca y azul.
La alegría de la chica se muestra sincera y épica. Por lo pronto vuelvo a casa, me sirvo de comer y veo televisión. Más tarde estoy aquí, recordándola un poco, aspirando mansamente lo que quedó del día y dejando que de algún sitio se descuelgue la imagen de la chica y el balón justo frente a mis ojos. Luego es hora de ir a la cama. Luego es hora de dormir. Ha sido un lardo día. Un largo y extraño día. Pienso en aquella adolescente de cabello castaño. Sus manos arrojan algo esférico por los aires, algo que ya entrados en vena, podría ser cualquier cosa. En un acto de malabarismo me veo en los aires. La canasta es un puro espacio oscuro. Vuelo directamente a él. Caigo. Los ojos se me cierran. Esto es todo, me parece. Así que cuando caiga provocando un zumbido por el roce contra la red, estaré en el mejor de los mundos. Esto es todo. Alto. Cambiuo y fuera.

posted by Mauricio Salvador @ 9:37 PM,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home

The Authors

John Travolta

John lives in Toronto and is a freelance illustrator and a designer/animator for CHUM Television. He writes about , design, and visual culture under the pseudonym Robot Johnny

Claire Robbinson

Claire Robertson is an illustrator and toy from Melbourne, Australia. While her illustration clients have included The New York Public Library, Scholastic and Cambridge University Press, it’s her blog Loobylu.com that brings her the most joy and which has attracted the most attention with rave reviews in the Wall Street Journal, WIRED Magazine and The Guardian.

About This Blog

This blog is a multi-author blog devoted to illustration, art, cartooning and drawing. Its purpose is to inspire creativity by sharing links and resources. Albert Einstein said, “The secret to creativity is knowing how to hide your sources,” but what the hell did he know anyway? The site was conceived by John, like all good ideas, while goofing off at work.

Contact Us

This is an open source template, which means that you are free to use it in any way you want to without any obligations. If you decide to use this template, I kindly ask you to leave the "Design by Andreas Viklund" link in the footer. I am also interested in seeing how my templates are used, so feel free to send me an e-mail with a link to your page. If you want more templates to choose from, check out the sites in the "Favorite links" menu to the right!

Good luck with your new design!

HermanoCerdo:
Literatura y Artes Marciales

Web This Blog

About me

Archives

Previous Posts

Links

Powered By

Powered by Blogger
make money online blogger templates