Traducciones

Remember, remember

Me faltan cien páginas para terminar de leer 2666 y escribir la última parte de mi reseña. Me faltan ocho días para cumplir 26 años. Me falta bastante más para madurar, y creo que no mucho para dar el salto (Hey, Rocamadour, ¿Recuerdas aquellas tardes de estupidez y camaradería? ¿Recuerdas cuando me hablabas del salto, ese concepto fugaz y algo maloliente la verdad, que en tu boca quería referirse a la Vida, o quizá a algo más sencillo, como Nuestras Vidas, y que subía hasta las copas de los árboles envuelto en la humareda olorosa de tu porro? ¿Recuerdas aquella temporada en que pensábamos en Dani (a dos horas de ser operado de pancreatitis) mientras en su departamento tomábamos cerveza y comíamos chocolate robado, mientras te despejabas un rato y te preparabas la famosa pasta bosnia y me explicabas el mejor método para robar jamón serrano? ¿Recuerdas cuándo hablábamos de mujeres porque ninguna mujer nos hacía caso? Yo lo recuerdo perfectamente…el salto), un salto cualitativo, la quinta dimensión, donde se dice que los peces escriben poesía y Swedenborg reina en su trono de caracolas. Sí un salto que es hora de dar ya. Qué pinche mierda. Voy a subir a la azotea y me voy a dar de hocico contra el asfalto con tal de entender que esto que pasas no es cualquier mierda, no es un simple “mierda” que uno lanza al aire para comenzar el día. Oh, no. Es algo concreto, una zanahoria y una buena follada. Ya qué: una buena follada con una buena zanahoria. O quizá es que debo preguntarme otro tipo de cosas. Pero faltan ocho días para cumplir 26 años, en mi caso la edad de la inocencia. Es hora de salir, es hora de cumplir con uno de esos rituales que me he encargado de crear últimamente: Ya lo dice Kavafis, no hostigues tu vida con tanta frivolidad, o algo así. Porque uno no desea ser el huésped inoportuno de su propia vida. No, uno quiere abrir su cabeza (una gran fiesta) a los demás y quiere abrir todas las puertas y dejarlas así hasta que sea hora de lo contrario, de cerrar poco a poco cada puerta y ver la última línea de luz entre los quicios. (¿Recuerdas Rocamadour aquella tarde que peleamos en un ring improvisado contra una bola de gañanes? Todavía me duele la espalda.)

posted by Mauricio Salvador @ 3:29 PM,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home

The Authors

John Travolta

John lives in Toronto and is a freelance illustrator and a designer/animator for CHUM Television. He writes about , design, and visual culture under the pseudonym Robot Johnny

Claire Robbinson

Claire Robertson is an illustrator and toy from Melbourne, Australia. While her illustration clients have included The New York Public Library, Scholastic and Cambridge University Press, it’s her blog Loobylu.com that brings her the most joy and which has attracted the most attention with rave reviews in the Wall Street Journal, WIRED Magazine and The Guardian.

About This Blog

This blog is a multi-author blog devoted to illustration, art, cartooning and drawing. Its purpose is to inspire creativity by sharing links and resources. Albert Einstein said, “The secret to creativity is knowing how to hide your sources,” but what the hell did he know anyway? The site was conceived by John, like all good ideas, while goofing off at work.

Contact Us

This is an open source template, which means that you are free to use it in any way you want to without any obligations. If you decide to use this template, I kindly ask you to leave the "Design by Andreas Viklund" link in the footer. I am also interested in seeing how my templates are used, so feel free to send me an e-mail with a link to your page. If you want more templates to choose from, check out the sites in the "Favorite links" menu to the right!

Good luck with your new design!

HermanoCerdo:
Literatura y Artes Marciales

Web This Blog

About me

Archives

Previous Posts

Links

Powered By

Powered by Blogger
make money online blogger templates